Rambla artificial de desagüe del Salar de los Canos llena de cañas. / IDEAL

La rambla artificial en el Salar de los Canos, de nuevo llena de vegetación

La Rambla del Algarrobo ahora se ha convertido en un cañaveral, plagado de suciedad y mosquitos, que impide la evacuación del agua

A. BENÍTEZ

Otra de las actuaciones que vecinos de Vera han puesto en tela de juicio ha sido la creación de la Rambla del Algarrobo, una rambla artificial diseñada para evacuar, en caso de necesidad y de abundancia de aguas, el Salar de los Canos, situado a dos kilómetros al norte de la desembocadura del río Antas.

«Esa rambla, que en teoría está para evacuar, ahora se ha llenado de agua y además se ha llenado de cañas», apuntan los vecinos, «cañas que no se van a quitar en la vida porque eso está lleno de agua y es imposible que una máquina se meta ahí a desbrozar». Por otro lado, afirman, una zona que antes era de parques y jardines, «ahora es foco de suciedad y de mosquitos, donde no había problemas, ahora hay problemas».

La cuestión principal es que esta rambla «es ahora un cañaveral que va a más, ya que es muy invasivo, pues la rambla siempre tiene una lámina de agua». En caso de que llueva mucho, las aguas pluviales se van a topar con una «rambla sucia», taponada por las cañas, lo que acarreará problemas si no se soluciona a tiempo. «Las cañas son prácticamente indestructibles y ya tienen una altura considerable», lamentan desde esta barriada de Vera.

Zanja abierta en la rambla. / IDEAL

Por esta razón, temen que «en caso de avenida de aguas, el agua no se evacuará al mar, sino que se irá reembalsando hacia atrás». De hecho, la construcción de dicha rambla termina a unos 500 metros de la orilla del mar, por lo que para salvar este escollo ha sido necesario abrir zanjas como la de la laguna de Puerto Rey o colocar tubos de desagüe soterrados. «La playa se rompió para siempre» y ya no es «continua cuando uno pasea por ella», recalcan. Este problema ha sido denunciado también por Veraplayazul, pues los vecinos pensaban que la rambla iba a estar soterrada hasta la costa, pero no ha sido así. «La obra ha estado mal planificada», dicen, «en el cauce del río se instaló una malla de coco y riego porque pensaron que eso nunca iba a llevar agua, pero eso no ha sido así, tenemos agua todo el año, creando un problema donde no lo había».

Problemas desde abril

Por su parte, el Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Vera lamentaba el pasado mes de abril la «frivolidad» con la que el equipo de Gobierno del PP pretende solucionar el «desastre» de la Rambla del Algarrobo, en el Playazo, al aseverar que «confían en que el calor evapore el agua estancada y en las fumigaciones antimosquitos» para arreglar el estado de dicha rambla. Así, como recordó el portavoz del PSOE veratense, Martín Gerez, las recientes tormentas «han puesto de manifiesto los inconvenientes con las obras de laminación y evacuación» de esta rambla.