Las seis toneladas de material trasladadas a Palomares «no incrementan el riesgo radiológico»

Las seis toneladas de material trasladadas a Palomares «no incrementan el riesgo radiológico»

Este es el argumento que ha trasladado el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas a la Audiencia Nacional

EUROPA PRESSCuevas del Almanzora

Las casi seis toneladas de material radioactivo trasladadas en cuatro envíos desde 2011 al área contaminada de Palomares, en Cuevas del Almanzora, «no supone un incremento del riesgo radiológico», ya que supone un 0,0000378% del total de la actividad radiológica que ya se registra en la zona. Así lo ha trasladado a la Audiencia Nacional (AN) el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) en una ampliación de informe elaborada a petición de la Abogacía del Estado en la que también se precisa que el citado material «proviene exclusivamente de muestreos y sondeos» realizados en Palomares a lo largo de los años.

En el primer informe, el Ciemat reveló que no era 1.500 kilos de material radioactivo como se sostuvo en un principio sino casi 6.000 los que se han trasladado a Palomares. No en 2016 en dos ocasiones, sino en cuatro envíos desde 2011. También admitió que 5.152 kilos estaban almacenados en dos contenedores marítimos ubicados junto a dos balsas de riego mientras que otros 670 kilos permanecían en un laboratorio ubicado en la llamada zona 3, ubicada entre las calles Paraje Guardicas y Diseminado La Punta. Estos datos se conocen en el marco del procedimiento contencioso-administrativo impulsado por Ecologistas en Acción para que la Audiencia Nacional obligue al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) activar en Plan de Rehabilitación de la zona que se aprobó en 2010.

En la ampliación de informe, el Ciemat precisa que el material trasladado a Palomares en 2016 está compuesto de muestras y no de residuos radioactivos, al tiempo que indica que, en términos de la actividad y de la cantidad de material trasladado, «no provoca alteración en el inventario». Sostiene que supone un 0,0000378% de la actividad radiológica existente en la zona y un 0,012% sobre el total de terreno afectado, más de 40 hectáreas, por lo que, según remarca, «su presencia en Palomares no supone un riesgo radiológico en la zona».

Sobre si el transporte que se realizó concretamente en el año 2016 se hizo por empresa autorizada y cumpliendo con la normativa, se afirma que sí aunque se matiza que no se solicitó informe al CSN ya que, según el acuerdo europeo sobre transporte internacional de cargas peligrosas, se realizó «como bultos exceptuados». «Por este motivo, al no ser preceptivo, no se comunicaron los traslados», apuntilla el Ciemat.

«A metros de las viviendas»

Cabe recordar que la Audiencia Nacional (AN) ha rechazado instar a la Fiscalía a que investigue si el traslado fue «irregular» y emplazó a principios de abril a Ecologistas en Acción a que sea la propia asociación la que ponga denuncia ante el Ministerio Público «si entiende que puede ser constitutivo de delito». En su escrito, el colectivo conservacionista señalaba al hecho de que el Ciemat haya reconocido en un informe que un envío que realizó el 29 de noviembre de 2016 «no se depositó como el resto del material en un contenedor marítimo sino que se depositó en el almacén del laboratorio que el organismo tiene en la zona 3, entre las calles Diseminado la Punta y Paraje Guardicas». «Se han almacenado allí 77 cajas de material radiactivo con un peso total de 670 kilos, sin señalización, ni vigilancia alguna, a pocos metros de las viviendas», decía.