La Peña Deportiva de Garrucha denuncia «un trato inhumano» hacia sus jugadores

Un torneo convertido en una pesadilla

El equipo alevin de la P. D. Garrucha, esperando para disputar un partido bajo la lluvia y el temporal./P. D. G.
El equipo alevin de la P. D. Garrucha, esperando para disputar un partido bajo la lluvia y el temporal. / P. D. G.

Desde Garrucha han emitido una queja formal debido a la discriminación que han sufrido niños de siete, ocho, once y doce años en la Valencia C. F. Soccer Cup

Daniel Serrano
DANIEL SERRANOGarrucha

Lo que deberían de haber sido unas vacaciones de Semana Santa perfectas, disfrutando de un torneo de fútbol base organizado bajo el amparo de un club de primera división y compitiendo contra las canteras de equipos de élite tanto a nivel nacional como internacional, se convirtió en una verdadera pesadilla para la escuela de fútbol de la Peña Deportiva de Garrucha.

Y es que los equipos de las categorías Prebenjamín, niños de siete y ocho años, y Alevín A, de once y doce años, se desplazaron entre los días 18 y 21 de abril hasta la Comunidad Valenciana para disputar el Valencia C. F. Soccer Cup, celebrado en la Ciudad Deportiva de Paterna. Sin embargo, nada fue según lo previsto.

«El trato ha sido absolutamente discriminatorio porque hemos vivido una situación en la que, con la previsión meteorológica que había días atrás de lluvia y de viento, la organización no tenía medidas preventivas. Estábamos 67 equipos y había entre cuatro y cinco vestuarios disponibles, los cuales no tendrían más de doce metros cuadrados. Era un caos total, con niños cambiándose en la cafetería y otros a la intemperie», relató Fede Cerdá, portavoz de la P. D. Garrucha a Radio Marca Almería.

El garruchero aseguró que el colofón llegó cuando «nos echaron literalmente de un vestuario con la fuerza de seguridad que había contratada para el campeonato. Quiero resaltar que la organización llamó para sacar a niños de siete y ocho años a la calle casi en ropa interior».

Cerdá comentó que el estadio en el que juega el Valencia Mestalla y el equipo femenino «estaba totalmente cerrado, un estadio con gradas techadas y con una serie de vestuarios subterráneos». Es decir, que había unas instalaciones que estaban cerradas mientras había niños cambiándose en la calle con el temporal.

El portavoz también aseveró que los niños pasaron miedo. «Al día siguiente, cuando nos tocaba volver a jugar, les dijimos a los niños de ir a los vestuarios y, llorando, nos pidieron por favor que no entrásemos».

Los niños tuvieron que cambiarse de ropa en la calle.
Los niños tuvieron que cambiarse de ropa en la calle.

«Fue algo que puede hacer que cualquier padre pierda los nervios», lamentó el portavoz, quien además esclareció que el menú contratado por la organización en un hotel de cuatro estrellas, cuyas instalaciones eran fenomenales, «probablemente no se lo comerían ni los perros». Así, en la queja formal enviada por el club a la organización este martes, a la que ha tenido acceso IDEAL, aseguran que «la cena del jueves, la comida del viernes y la cena del viernes eran incomibles, denunciable» a la vez que han trasladado que «desde el domingo 6 o 7 niños han estado con diarreas y sin poder ir al colegio».

La cosa lamentablemente no quedó ahí. Y es que según Cerdá, en la fiesta de clausura en la que se entregaban los trofeos a los niños participantes «más de la mitad de los 67 equipos se quedaron sin medallas».

Para colmo, tras ir a pedir las hojas de reclamaciones, «tuvieron la poca vergüenza de sacarnos un folio en blanco, sin ni siquiera invitarnos a pasar a las instalaciones de las oficinas. Nos dejaron fuera».

Comida servida en el hotel de cuatro estrellas en el que se alojaron.

«Fuimos al torneo con la ilusión de que nuestros hijos vivieran un campeonato organizado por un equipo de primera división, inolvidable, con un Valencia C. F. como anfitrión y con equipos participantes como el Real Madrid y escuelas importantísimas a nivel nacional y nuestros niños se fueron con un susto en el cuerpo que igual no se le olvida», apuntó el portavoz de la P. D. Garrucha.

«No somos gente problemática pero queremos que se haga eco y que no se juegue con la ilusión de niños de siete y ocho años. No quiero que vuelvan a engañar a nadie más porque nos ha pasado a nosotros y a muchos más equipos y lo peor es que detrás de todo esto hay un Valencia C. F., toda una institución en el fútbol español. Esperamos algún tipo de reacción, aunque solamente sea una disculpa porque ya el disgusto que le dieron a los niños no se lo quita nadie. Nuestra intención no es que nos devuelvan dinero ni nada de eso, solamente que no engañen a más gente», finalizó Fede Cerdá.

Merece la pena apuntar que en el escrito enviado por la P. D. Garrucha se indica que sus equipos todas las temporadas participan en torneos tanto a nivel nacional como internacional y, lógicamente, en algunos hay inconvenientes «pero siempre los organizadores han actuado para solucionarlo y sobre todo pensando en los jugadores más pequeños». Sin embargo, en esta ocasión no ha sido así y por ello se han visto obligados a presentar dicha queja forman ante lo que han considerado «un trato inhumano» hacia sus jugadores «y que por supuesto no está a la altura del club al que representa este torneo».

La organización admite errores pero no «tan exagerados»

Desde la organización del campeonato, Eduardo Arnau trasladó a este periódico que se enfrentaron «a la peor gota fría en la Comunidad Valenciana en los últimos 80 años». A su vez, apuntó que han tenido queja de «dos o tres clubes que por diferentes circunstancias ellos piensan que no han sido tratados de la mejor manera posible y ya les hemos solicitado disculpas de parte de la organización. Tienen razón en alguna parte, como que la instalación no está preparada para una gota fría, pero no es una cosa tan exagerada aunque cada uno es libre de expresarlo de la manera que considere. Estamos aquí para mejorar cada año pero hay cosas que son imprevisibles».

Según la organización, en la Ciudad Deportiva de Paterna se utilizaron 12 vestuarios y el mecanismo en este tipo de torneos es que los equipos se cambian en ellos, sacan las mochilas y salen al terreno de juego. «Disponemos de una parte de las instalaciones de la Ciudad Deportiva pero la zona del primer equipo y del filial no se pueden utilizar para este tipo de acontecimientos», explicaron.

En relación a la comida, aseguraron que trabajan con más de una veintena de hoteles diferentes, si bien admitieron que en el que le tocó alojarse a la P. D. Garrucha «hubo en los primeros días un pequeño problema al que le intentamos poner solución». Igualmente confirmaron que en la gala de clausura «hubo un problema de logística y desapareció una caja de medallas pero a todos los equipos que se quedaron sin ellas ya se las estamos enviando».

Desde la organización de la Valencia C. F. Soccer Cup insistieron en que «el 90% de los equipos restantes no nos han planteado problemas de estas características y han sido comprensivos con las situación meteorológica». A su vez, aseguraron que son comprensivos con quienes han tenido quejas y que no quieren ningún tipo de enfrentamientos pero pidieron comprensión ya que el personal «ha estado totalmente implicado» para que el campeonato se desarrollara «con el mejor servicio posible dentro de las condiciones que teníamos».

«A pesar de las inclemencias meteorológicas, con más de 300 partidos al día, hemos sido capaces de sacar el campeonato adelante, sin tener que suspender partidos y con niños disfrutando de ellos», apuntaron. Si bien es cierto que manejaron la opción de suspender la competición, algo que finalmente descartaron ya que Valencia llegaron equipos de 15 países diferentes.