Aparece una tortuga boba entre redes de pesca y plásticos en una playa de Garrucha

Efectivos de Guardia Civil y miembros de Equinac devuelven a Escorial a su medio natural. /G. C.
Efectivos de Guardia Civil y miembros de Equinac devuelven a Escorial a su medio natural. / G. C.

El animal fue rescatado «con gran esfuerzo» debido a su tamaño y trasladado al centro de Equinac de Almerimar para su recuperación

Alicia Amate
ALICIA AMATEAlmería

Una tortuga boba apareció ayer por la tarde, alrededor de las 16 horas, enredada en redes de pesca, plásticos y cajas de poliestireno a pocos metros de la playa de Garrucha, han indicado desde la Guardia Civil de Almería, cuyo centro operativo de comunicaciones (COC-062) recibió el aviso.

Hasta el lugar se desplazaron con rapidez agentes del Instituto Armado así como los equipos de emergencia y componentes de la red de varamiento de Equinac alertados por el servicios de Emergencias 112 de Andalucía.

«Con gran esfuerzo dado el gran tamaño y peso de la tortuga», han explicado desde la Comandancia de Almería, se logró en primer lugar la práctica de los primeros auxilios al animal en el mismo punto de llegada y su posterior traslado al centro de recuperación de Equinac en Almerimar (El Ejido).

Tanto Guardia Civil como Equinac trabajan continuamente en este tipo de rescates para la posterior puesta en libertad de los especímenes. Tal es el caso de Escorial, otra tortuga boba que fue devuelta al mar después de pasar un mes en recuperación tras ser detectada «en muy malas condiciones», con el esófago bloqueado «por la ingestión de plástico», apuntaron desde la Guardia Civil, cuyos agentes participaron en la suelta del animal junto a miembros de Equinac.

El regreso a su medio natural se realizó en este caso desde la embarcación 'Cabo de Gata' de la Guardia Civil, y los agentes acompañaron y dieron seguridad al dispositivo diseñado por Equinac, que finalizó con éxito total.

Aunque llegar a este final feliz no ha sido fácil. Escorial, tras ser recibida por Equinac, pasó una semana «defecando plástico» que habría ingerido en el medio marítimo. No obstante, tras el periodo de recuperación se han realizado las pruebas veterinarias oportunas, determinando que el ejemplar está en condiciones óptimas para volver a su hogar.

Recuerdan desde la Guardia Civil que la tortuga boba es una de las especies más grandes en tamaño de las tortugas marinas, llegando en algunas ocasiones a medir hasta 1,2 metros de largo y que las principales amenazas para esta especie son la existencia de plásticos en el mar, las redes de arrastre, palangres o nasas, entre otras. Además, está incluida en el apéndice primero de CITES y en el catálogo español de especies amenazadas como especie vulnerable.

La Guardia Civil desarrolla una importante labor en cuando a protección de la naturaleza y en nuestra provincia muy relacionada con la protección de espacios naturales protegidos y el medio marítimo, y recuerda la necesidad de no manipular a los animales si se hallan varados en la playa, y la necesidad de avisar con urgencia a los teléfonos de emergencias o al 062 para que por parte de personal cualificado se proceda a su traslado y recuperación.

Otras actuaciones que realiza la Guardia Civil de Almería son la retirada de redes abandonadas, que son un peligro mortal para los animales que habitan el medio marino, control de vertidos al mar, pesca ilegal, etcétera.