Huércal-Overa vive La Vuelta a lo grande

El Recinto Ferial de Huércal-Overa recibió miles de visitantes de todo el mundo que no quisieron perderse las actividades celebradas a lo largo de la mañana./DANIEL SERRANO
El Recinto Ferial de Huércal-Overa recibió miles de visitantes de todo el mundo que no quisieron perderse las actividades celebradas a lo largo de la mañana. / DANIEL SERRANO

La salida de la sexta etapa convierte al municipio en el epicentro mundial del ciclismo

DANIEL SERRANOALMERÍA

Por primera vez en la historia el municipio de Huércal-Overa acogió ayer la salida de una etapa de La Vuelta Ciclista a España y como no podía ser de otra manera se vivió a lo grande.

Desde primera hora de la mañana miles de vecinos y visitantes, tanto de municipios colindantes como de otros países, acudieron al Recinto Ferial para participar en las distintas actividades organizadas para la ocasión por los patrocinadores de este acontecimiento deportivo.

A pesar de los 38 grados que marcaba el termómetro en la localidad huercalense, la celebración de este evento fue todo un éxito. Y es que la mayor fiesta del ciclismo en nuestro país se vivió de manera especial en un municipio, y en una comarca como el Levante almeriense, donde cada vez hay más afición a este deporte.

Así los asistentes pudieron disfrutar de una jornada de lo más completa gracias a los stands de las diferentes empresas patrocinadoras, que repartieron una gran cantidad de regalos a la vez que ofrecieron distintos productos para su venta relacionados con el mundo del ciclismo y con la celebración de La Vuelta.

Para que los allí presentes aguantasen la jornada con energía, Carrefour, patrocinador principal de la carrera por sexto año consecutivo, repartió 2.000 desayunos compuestos, entre otros productos, por café, galletas, barritas energéticas o productos lácteos. Además, realizó un sorteo de dos cestas compuestas por productos biosaludables.

Otro de los stand que más visitas recibió fue el del Ayuntamiento de Huércal-Overa, que repartió cientos de camisetas conmemorativas del 350 aniversario de la Exención de Villazgo que se celebra este año, pulseras del Árbol de la Vida y gorras oficiales de La Vuelta, así como información sobre el municipio y su Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional desde 1983.

Los productos almerienses y la actividad en la que los participantes debían de pedalear lo máximo posible en algo más de medio minuto a cambio de un regalo, en función de la distancia recorrida, fueron otros de los múltiples atractivos de la jornada.

La llegada de los ciclistas al control de firmas, instalado en el propio Recinto Ferial, fue, sin lugar a dudas, el momento más esperado por todos los allí presentes, que aprovecharon la oportunidad para sacarse un sinfín de fotografías y conversar unos instantes con los grandes protagonistas de este evento.

Desde todos los rincones

Hasta Huércal-Overa se desplazó un gran número de turistas nacionales e internacionales. Prueba de ello son el gran número de banderas de los distintos países que se dejaron ver.

El ciclista colombiano del equipo Movistar, Nairo Quintana, uno de los grandes reclamos de La Vuelta, contó con gran apoyo de sus paisanos, algunos residentes en Huércal-Overa y otros llegados para la ocasión.

Entre estos visitantes extranjeros destacó Milos Smilnak, un artista eslovaco llegado desde la República Checa que, en compañía de su perro, tal y como comentó a IDEAL, está siguiendo La Vuelta a España etapa por etapa, desde Málaga a Madrid, con una bicicleta «que es una escultura sobre ruedas». Tal y como indicó, se trata de su proyecto artístico como tributo a los corredores que participan en La Vuelta, quienes se la han dedicado con sus firmas.

«Es el primer año que vengo a España con este proyecto de arte. Los ciclistas para mi son héroes del deporte», confesó Smilnak.