Romero pulsa el botón de apagado de la sala de control de la central de Endesa en Carboneras. / A. A.

La Térmica de Carboneras se apaga

La central inicia el proceso de desmantelamiento con el apagado de su sala de control tras casi cuatro decadas generando energía

ALICIA AMATE Almería

Después de 38 años trabajando en la Central Térmica de Carboneras, Javier Romero ha sido el responsable en la mañana de este jueves de pulsar el botón que supone el inicio del desmantelamiento total de las instalaciones de Endesa en la localidad del Levante almeriense.

Un momento que, ha dicho, le llena de «satisfacción y pena» a la vez. No en vano, él será uno de los empleados que tras desaparecer definitivamente la central será prejubilado.

La desconexión se ha producido en la sala de control de la central de Carboneras tras recibirse el acta definitiva de cierre este mismo mes de diciembre. A partir de ahora, se inicia un proceso de desmantelamiento que llevará entre 4 y 6 años.